El exterior es siempre la mejor opción

Poder disfrutar de un pequeño balcón o de un lugar tranquilo en el que regenerarse al aire libre es sin duda un plus para quien actualmente debe elegir el alojamiento para las vacaciones o viaja por motivos de trabajo. Por este motivo los gestores toman cada vez más en consideración la idea de equipar balcones, terrazas y espacios externos con toldos de sol.
[ Lee mas ]

Entre los tipos de toldos para hoteles que obtienen mayor éxito se encuentran sin duda los toldos de caída vertical y los extensibles, que unen a la función de protección de los rayos solares, la de salvaguarda de la privacidad de los huéspedes. Además, los toldos de sol contribuyen a mantener fresca la estancia que da al balcón o a la terraza, permitiendo también un ahorro en climatización durante las jornadas más calurosas.

Y si los toldos de caída son ideales en los espacios más reducidos, para las zonas más amplias, como podrían ser la terraza donde servir los desayunos, son ideales los toldos extensibles, que garantizan una sombra más extensa. ¿Y cuando los espacios son todavía más grandes? Las pérgolas pueden revelarse como la mejor solución: al lado de la piscina o en el jardín, pero también como elegantísimos lugares de estacionamiento protegidos del sol.

Todos los modelos de toldos para hotel se cierran fácilmente en una caja que, elegante y discreta, se convierte en un elemento de estilo, incluso cuando el toldo está cerrado. Mérito del aluminio – resistente, duradero y fácil de limpiar – pero también de los colores, estudiados por Pratic para adaptarse a cualquier contexto, desde el hotel urbano a aquel situado en una localidad turística de mar o de montaña.

Nunca pasan de moda los toldos para alojamientos de capota. Elegantes e icónicos como un traje de alta costura, pueden ser personalizados con logotipos, textos y colores de la propia actividad, haciéndola de este modo todavía más identificable. Caracterizados por formas redondas y más lineales, pueden alcanzar hasta siete metros de anchura. Naturalmente resistentes porque están realizados en aluminio y perfeccionados con costuras en hilo Tenara, soportan las condiciones ambientales más extremas, manteniendo inalterable durante largo tiempo el brillo del color.


[ Cerrar ]

T-Code

Para instalar en la pared o en el techo, T-Code está equipado de brazos extensibles que se activan mediante el smartphone. Las tiras LED garantizan la iluminación de la parte inferior del toldo, que en caso de que se cierre, encuentra alojamiento en una refinada caja.

Pratic T-Hide

T-Hide

La estructura y el frontal del toldo de T-Hide se racionalizan en una única caja que contiene sus componentes técnicos y el toldo de brazos que puede alcanzar 700 cm de anchura y 400 cm de profundidad. Una solución elegante, que se hace aún más sugestiva por la iluminación a LED integrada.

Tende da balcone

T-Square

Toda la comodidad de un toldo de caída con una personalidad más esencial y firme. La forma de la caja es cuadrada, pero sin bordes afilados y permite ocultar el toldo que alcanza unas dimensiones importantes: 500 cm de anchura por 300 de profundidad.

T-Way

T-Way puede alcanzar los 590 centímetros de anchura y los 340 de profundidad, una característica que, junto a la posibilidad de instalación al techo y a la pared, la hace una solución de gran versatilidad, incluso de noche con la iluminación a Led.


Ambientes