Siete pergolas fabricadas por Pratic marcan el cielo de Istria

07.19 — Prodotto

El Kempinski Hotel Adriatic (Umago-Croacia) se encuentra en una zona rica en olivares y viñedos con vistas al mar Adriático y disfruta de un extraordinario paisaje natural. La elección para mejorar este patrimonio, sublimando así la oferta de un Golf & Spa Resort con 5 estrellas, es la base del diseño arquitectónico de todo el complejo, dirigido por el arquitecto Matjaž Ivanić, quien también intervino en la concepción de los espacios exteriores, en colaboración con Pratic, la empresa líder en el sector del diseño de techos solares.

Valorización del restaurante en el piso superior_El área de intervención es la del restaurante Kanova, ubicado en el piso superior del complejo, con una vista espectacular de la bahía privada y con vistas a las costas croata, eslovena e italiana para llegar hasta los límites de la laguna de Venecia. Las ventanas transparentes y una terraza espaciosa aseguran que la luz intensa inunde los espacios durante la mayor parte del día, lo que hace imposible disfrutarlos durante las horas más calurosas. El objetivo a lograr era, por lo tanto, ofrecer protección contra el sol y el viento, pero también preservar la sensación de total apertura hacia la playa y el mar azul.

La solución personalizada de la pérgola Phoeniz por Pratic_El arquitecto Matjaž Ivanić identificó la pérgola Pratic Phoenix como la solución ideal para su funcionalidad y estética. Su cubierta de PVC retráctil permite, de hecho, modular la apertura de la tela haciendo circular naturalmente el aire por debajo de la estructura de aluminio: un ambiente de auténtico confort al aire libre hecho aún más agradable por el diseño limpio y elegante que distingue todas las obras fabricadas por Pratic.

Los siete módulos Phoenix se eligieron en color blanco y se diseñaron para colocarlos contra la pared y así crear una extensión natural del restaurante hacia el exterior. El deseo de seguir la línea casi elíptica de la terraza de una manera armoniosa también sugirió a los técnicos de Pratic crear una composición de pérgolas individuales, una al lado de la otra. Un truco que también ha permitido limitar el número y el impacto visual de los montantes de la estructura. Cuando está cerrada, la cubierta impermeable permite sombrear uniformemente los 113 metros cuadrados en los que se extiende la terraza, lo que proporciona al hotel un área nueva y apreciada para almuerzos y desayunos.  Por la noche, en cambio, con un simple gesto, la cubierta retrocede silenciosamente para ocupar un área mínima, abriendo así una ventana en el cielo estrellado de Istría.


News