Tejido para toldos. El detalle de confort y estilo

07.20 — Prodotto

Toldos de sol con brazos Pratic en el Hotel S. Pietro Palace
Toldos de sol con brazos T-Code

Protección contra el sol y el calor, elemento decorativo, escudo contra la lluvia, aliado de la privacidad. El tejido para toldos puede adoptar muchas funciones diversas según las necesidades de cada proyecto y de la estructura exterior a la que se incorpore.

Las nuevas tecnologías han permitido optimizar las prestaciones de toldos y pérgolas que, inspirándose en el uso de la tela para toldos, hoy tienen una aplicación como tejidos técnicos personalizables, de gran rendimiento y reciclables.

Cada elemento, desde el material al color, la trama y la ubicación del toldo, ofrece resultados y beneficios diferentes, que deben ser evaluados cuidadosamente en la fase de diseño. ¿Cuáles son los tejidos para toldos más adecuados a cada necesidad y contexto?

T–Hide es el toldo de sol con brazos y con caja
Toldos de sol con brazos T-Hide

1. Tejido para toldos de exterior. Resistencia y protección

A cada necesidad de cobertura le corresponde un tejido ideal, por eso siempre es necesario considerar atentamente no solo la tipología de la estructura exterior que se vaya a adquirir, sino también los componentes y materiales a incorporar.
El tejido para toldos de exterior, a diferencia de las cortinas de interior, suele estar expuesto a fenómenos meteorológicos intensos. Sol, lluvia, granizo y viento fuerte pueden provocar el daño o desgaste precoz de los tejidos, si estos no son los adecuados para el uso deseado. Para determinar siempre la tecnología perfecta solo hay que considerar ciertos aspectos básicos:

  1. Definir la estructura exterior pertinente. Un paso crucial cuando se habla de tejidos, puesto que las tecnologías y aplicaciones cambian mucho dependiendo de la estructura deseada. Las opciones de tejido que son altamente eficientes para las pérgolas podrían no tener los mismos beneficios si se instalan en toldos con brazos extensibles o en toldos de caída vertical. Una vez definida la estructura exterior que se va a adquirir, se puede proceder a seleccionar el tejido, dentro de la gama diseñada especialmente para dicha necesidad.
  2. Determinar la función del toldo. Al elegir el tejido para un toldo, es fundamental preguntarse cuál es el beneficio que se quiere obtener con su uso. Protección contra el sol, la lluvia, confort visual, protección con alto factor UPF: al definir la necesidad principal, será más fácil determinar la tecnología perfecta.
  3. Recurrir a un profesional. Asimismo, siempre es útil recurrir a un profesional que pueda acompañar a cada cliente en la elección del tejido más adecuado, proponiendo las personalizaciones adecuadas, que permitan que el toldo se adapte de la mejor forma posible al contexto arquitectónico.
Toldos de sol con brazos T-Code
Toldos de sol con brazos T-Code

2. Máxima personalización con el tejido acrílico para toldos

El tejido acrílico para toldos es el material más utilizado para exteriores, además de ser el que mejor se presta a las diferentes personalizaciones gracias a una amplia gama de colores y a la posibilidad de crear franjas cromáticas de diversas tonalidades.

Se trata de un tejido de aspecto y consistencia textil, muy ligera y elástica. Unas cualidades estéticas que coinciden con las excelentes características de transpiración y solidez a la luz solar, que hacen que el tejido acrílico sea ideal para dar sombra a amplias zonas soleadas. A su vez, todos los tejidos acrílicos para toldos están tratados con soluciones hidrorrepelentes especiales que permiten que el toldo resista a lluvias de intensidad media, además de consentir una limpieza más rápida y sencilla.

Un aspecto a tener en cuanta en el momento de la compra es sin duda el mantenimiento: para evitar un desgaste precoz o la aparición de moho, es necesario que el toldo de tejido acrílico se enrolle siempre seco. Los toldos con compartimento son los más adecuados para albergar tejidos acrílicos, ya que protegen de las filtraciones de agua y humedad. En caso de que el toldo se enrolle durante un episodio de lluvia, bastará con volver a extenderlo y dejarlo secar al sol.

3. Soltis, la nueva generación de tejidos para toldos

El tejido para toldos Soltis nace con el objetivo de la unir la estética textil con características técnicas mucho más avanzadas y eficaces. Para este tipo de cubierta se emplea la tecnología précontraint, es decir, el pretensado. Durante el proceso de producción, la trama de poliéster de alta resistencia se somete a un pretensado en la dirección de la trama y de la urdimbre, después, se recubre con un compuesto de PVC para su resistencia a los rayos UV, al fuego y al moho. El resultado es una mayor resistencia al desgarre, los daños del sol y las deformaciones, además de una mayor facilidad de limpieza.

La superficie del tejido Soltis es completamente plana y tiene un espesor mínimo que asegura un tamaño reducido cuando se enrolla. A esto se suma una vasta gama de colores naturales, que combinan a la perfección con la gama cromática de los toldos y pérgolas Pratic.

Gracias a su estructura microperforada, el tejido para toldos Soltis es la combinación perfecta de protección térmica y confort visual. El coeficiente de abertura del entramado puede variar del 1 al 14% y determina la visibilidad hacia el exterior y el grado protección contra los rayos UV: una mayor abertura permitirá una mejor visibilidad y un factor UPF más bajo, por el contrario, una abertura menor garantizará la máxima privacidad y un factor de protección solar que puede alcanzar el valor 50+.

Asimismo, los tejidos Soltis permiten combinar una protección solar eficaz con un aporte de luz natural constante, facilitando que el toldo tenga un papel activo en la gestión de los consumos de cada edificio. Cuando se coloca como protección de una superficie de vidrio, el tejido Soltis contribuye a disminuir el valor de transmisión y absorción solar (gtot) dentro de la estancia, limitando su recalentamiento. En este caso, juegan un papel principal el color y la posición del toldo: los binomios ganadores están siempre compuestos por colores oscuros para los toldos exteriores y por colores claros para los toldos de espacios interiores.

Un aspecto de confort con un beneficio ambiental y económico; este último representado por la posibilidad de reducir el consumo energético y de beneficiarse de incentivos fiscales sobre aquellos toldos que puedan mantener el valor de transmisión y absorción solar (gtot) por debajo del umbral del 0,35.

Por sus características, el tejido Soltis está recomendado para los toldos de caída vertical y los toldos Zip que protegen el perímetro de las pérgolas. Además, su uso también es posible en los toldos de brazos extensibles si están destinados solo a dar sombra, ya que la microperforación del tejido Soltis no garantiza la impermeabilidad, pero permite beneficiarse, bajo el toldo, de una sensación térmica muy inferior en relación al entorno.

4. Protector y filtrante: es el tejido Screen

Entre los materiales de última generación, también destaca por sus propiedades el hilado en fibra de vidrio. Se trata de un tejido ligero, muy agradable a la vista y al tacto porque puede reproducir a la perfección las características de un hilado tradicional y muy suave.

La estética en este caso está al máximo nivel y se acompaña de una excelente resistencia a la tracción y de extraordinarias propiedades aislantes e ignífugas que hacen que sea el tejido ideal para la protección interna de las secciones acristaladas, como también para los toldos para exterior de caída vertical y enrollables.

También en este caso es un tejido para toldos sencillo de limpiar y mantener, al que se unen numerosas posibilidades de personalización y una gran resistencia a la humedad, corrosión y temperaturas extremas.

5. Tejido para toldos impermeable: una confortable cobertura contra la lluvia

Cuando se habla de protección contra el viento y la lluvia, no existe una tecnología más eficaz que los tejidos de PVC: resistentes, impermeables y capaces de alcanzar grandes dimensiones, manteniendo una perfecta tensión de la lona.

El tejido de PVC se emplea también para el revestimiento de los toldos con brazos extensibles, a los que aporta una excelente impermeabilidad, pero que se distingue por dos posibilidades de uso principales que tienen como protagonista a la pérgola.

Para la cobertura de las estructuras con lona retráctil, Pratic utiliza el tejido de PVC blockout: oscurecedor, ignífugo y reciclable. También en este caso, la tecnología elegida es el pretensado que garantiza aún más estabilidad dimensional y resistencia a los fenómenos atmosféricos más intensos.

Una segunda aplicación es la destinada a la protección perimetral de las pérgolas, para lo cual es posible elegir el tejido especial transparente Cristal. Se trata de una película transparente, a base de resina de PVC, con baja conductividad térmica, ideal para proteger de los agentes atmosféricos y de los rayos UV, a los que tiene gran resistencia. La particular fabricación de las películas confiere una resistencia mecánica ideal para su uso en estructuras de grandes dimensiones o en sistemas motorizados de cierre vertical.

Disponible también en tonalidades ahumadas que dan sombra, más fáciles de limpiar, el tejido Cristal se distingue por sus cualidades de aislamiento acústico, muy funcionales en los entornos colectivos como bares, restaurantes y hoteles.

6. Opciones y personalización para un proyecto completo

Una vez elegido el tejido para el toldo, solo hay que decidir el estilo y la personalización de la propia cubierta. Junto a las numerosas tonalidades de la colección Pratic, es posible seleccionar algunos accesorios como los tejidos ornamentales, ideales para personalizar la tela bajo la lona de las pérgolas con cubierta de PVC.

No falta el tejido especial para toldos Mosquito: una elegante red contra insectos realizada en poliéster y dotada de un coeficiente de abertura del 50% para un confort visual único y una sombra discreta y agradable; Además está en el rango idóneo para las deducciones fiscales.

7. Tejidos para toldos. Consejos para la limpieza y el mantenimiento

El mantenimiento de los toldos Pratic solo necesita unas pocas medidas sencillas que contribuyen a mantener invariables las prestaciones y la estética de cada producto.

Para la limpieza rutinaria, se aconseja el uso de esponjas suaves, agua templada y jabón neutro. Se debe evitar el uso de cepillos abrasivos, hidrolimpiadoras a alta presión y soluciones ácidas, alcalinas y de alto contenido en alcohol.

Para mantener la lona siempre perfecta, es necesario aclararla abundantemente con agua y secarla al sol y, si se desea, aplicar un producto protector específico.

Se puede frotar delicadamente la superficie en caso de manchas de resina o moho, para cuya limpieza puede utilizarse, según la necesidad, una solución de agua y lejía comercial en una proporción aconsejada de 1:4. Al finalizar, bastará con aclarar la lona con abundante agua y dejarla secar al sol.

Contáctenos










Suscríbase a la newsletter


News